Se escribe un nuevo capitulo de la gran rivalidad entre Cachorros y Cardenales quienes se están enfrentando este domingo en la noche en Wrigley Field.


El jugador de los Cardenales parecía que había agarrado un tremendo brinco ante el lanzador Kyle Hendricks pero no contaba con el misil que tiene Willson Contreras en su brazo. La cereza del postre fue la forma en que Javier Báez lo tocó sin mirarlo.


¡WOW!