12up Logo12up Logo

VIDEO: Los incidentes violentos entre jugadores y fanáticos más recordados en la historia de la NBA

Con el reciente suceso de uno de los inversores de los Golden State Warriors empujando al base estrella de los Toronto Raptors, Kyle Lowry, en el juego 3 de las Finales de la NBA, realizamos un viaje al pasado para recordar los momentos donde los fanáticos y los jugadores pierden los estribos. Encuentros que marcaron a la liga:

4. Fanático lanza botella de cerveza en cancha de los Denver Nuggets

Durante la postemporada del año 2009, los New Orleans Hornets y los Denver Nuggets se vieron las caras, y durante los segundo finales del último cuarto con los Nuggets arriba por 30 puntos, un fanático lanzó una botella de cerveza al campo, dirigida hacia los jugadores. Juzguen ustedes.

3. Russell Westbrook amenaza a fanático del Utah Jazz y a su esposa tras escuchar insultos racistas

Durante esta temporada, una discusión entre un fanático del Utah Jazz y Russell Westbrook se hizo viral, luego de que el base del Oklahoma City Thunder amenazara sin sutilidad alguna al individuo. Días después se descubrió que el fanático había abusado verbalmente con alusiones racistas a Russell, por lo que fue expulsado de por vida de atender a los juegos del Jazz.

2. Russell Westbrook empuja a un fanático de los Denver Nuggets

Luego de un cerrado partido entre el Oklahoma City Thunder y los Denver Nuggets, donde con un triple de Gary Harris el equipo local se llevó la victoria, un fanático se puso en frente de Russell Westbrook cuando salía de la duela a enfrentarlo. El base respondió con un empujón para quitárselo de encima.

1. Ron Artest pelea brutalmente con los fanáticos y el equipo de los Indiana Pacers

Quizá el peor incidente en la historia de la NBA, conocido como The Malice at the Palace, cuando Rasheed Wallace de los Detroit Pistons empuja a Ron Artest de los Indiana Pacers y un altercado entre ambos equipos rebasa los límites. La pelea se salió tanto de control que Artest terminó yendo a las tribunas a golpear a los fanáticos, y fue un caos incontrolable que hasta el día de hoy no se ha repetido jamás.