Los maderos de los Cachorros de Chicago llegaron despiertos al partido del viernes en la tarde contra los Rojos de Cincinnati. Kris Bryant y Anthony Rizzo lo ratificaron al dar jonrones consecutivos que mantuvieron la fiesta en alto en el estadio Wrigley Field en la MLB.


Los asistentes a la casa de los Cachorros ya habían disfrutado con un enorme cuadrangular de Kyle Schwarber. Luego, en el tercer inning, los batazos de cuatro esquinas de Bryant y Rizzo aumentaron la emoción.


Los batazos fueron por las esquinas del parque de Chicago y así tener jonrones para todos los gustos.