Los New England Patriots presentaron cargos de manipulación contra los Houston Texans por el intento de contratación del gerente general, Nick Caserio, según reportes.


Se espera que la NFL ahora reúna información relevante para abrir una investigación contra los de Houston, que despidieron al gerente general, Brian Gaine, la noche después de la ceremonia del anillo del Super Bowl de New England. El evento fue realizado el 6 de junio en la casa de Robert Kraft.


Los texanos terminaron en primer lugar en la AFC Sur con un récord de 11 victorias y 5 derrotas la temporada pasada.


Jack Easterby, antiguo capellán del equipo de los Patriots y actual vicepresidente ejecutivo de desarrollo de equipos, asistió a esa fiesta, al igual que Caserio, director de personal de jugadores desde 2008.


Los texanos han solicitado permiso para entrevistar al ejecutivo para su trabajo como directivo, pero no se les ha otorgado hasta la fecha. De allí la molestia de los campeones de la liga.


La política contra la manipulación indebida en este circuito profesional establece que "cualquier interferencia de un club miembro con la relación empleador-empleado de otro club, o cualquier intento de un club de inducir a una persona a buscar un empleo en ese club o con la NFL es inadmisible".