Los Cachorros de Chicago y los Rockies de Colorado son dos equipos muy populares de la Liga Nacional y su serie de tres juegos esta semana fue una prueba. Una muestra de ello son las declaraciones de Nolan Arenado tras recibir un pelotazo de Cole Hamels.


Durante el final de la serie, el tercera base fue removido luego de ser golpeado en el codo izquierdo por un lanzamiento del pitcher. Mientras que los dos equipos no se enfrentan de nuevo por el resto de la temporada, Arenado insinuó que la próxima vez que lo hagan será "picante".


Después de la salida de Arenado se dio un efecto dominó de represalias. Hamels fue golpeado en el pie derecho por el relevista de los Rockies, Brian Shaw, en la séptima entrada y el primera base de los Cachorros, Anthony Rizzo fue abatido en la octava entrada.


Por las dos acciones donde hubo jugadores golpeados, los umpires emitieron advertencias. En el noveno, Brad Brach, de Chicago, golpeó a Tony Wolters pero no fue expulsado.


La peor parte de los lanzamientos pegados en este enfrentamiento se la llevó el tercera base de los Cachorros, Kris Bryant, quien fue golpeado tres veces en los dos primeros juegos.