12up Logo12up Logo

Yankees cometerían un error si cambian a su estelar prospecto Deivi García

Deivi Garcia
El Juego de Estrellas del Futuro lo catapultó y ahora los Yankees deben conservarlo | Brace Hemmelgarn/Getty Images

Mucho se ha hablado de la posibilidad de que los Yankees de Nueva York involucren en un posible cambio a uno de sus mejores prospectos, el lanzador dominicano Deivi García.

Aun cuando sumar al relevista Josh Hader, por solo citar un ejemplo, le daría una dimension todavía más ponderosa al equipo del Bronx en 2020, cabe preguntarse si vale la pena entregar a la joya más preciada de sus granjas.

Este invierno los Yankees se han encontrado frente a una diatriba: ¿sacrificar a García en un cambio en el 2020 o mejor preservarlo?

El quisqueyano fue la sensación de las ligas menores de los Yankees en 2019. Su buena primera mitad con 87 ponches en AA (comenzó el año en clase A Avanzada) hizo que fuera convocado al Juego de las Futuras Estrellas en Cleveland, en el que lanzó un inning perfecto con un ponche. De sus 14 pitcheos, 10 fueron strikes.

Con 20 años de edad García combina una excelente curva con una recta que se mide entre las 91 y 96 millas por hora. Terminó la temporada en AAA y aunque tuvo algunos tropiezos (1-3 y efectividad de 5.40 en 11 presentaciones, 6 aperturas), ponchó a 45 bateadores en 40.0 episodios.

Los Yankees saben lo que tienen en él. Brian Cashman ha dicho que no descarta verlo debutar en MLB este mismo año y ha mostrado reticencia al escuchar su nombre en las negociaciones.

Eso no quiere decir que García sea intocable. Aunque algunos scouts dicen que no es tan bueno como se ha publicitado y ciertamente pocos creen que pueda ser un as en la rotación, sería una pieza útil para los Yankees en el futuro próximo, bien como quinto abridor o en plan de relevista.

Y todo ese potencial que hace del derecho una promesa de un futuro productivo es la que obliga a los Yankees a quedarse con él en 2020, seguir observando su desarrollo y evitar usarlo como pieza de cambio, aun cuando fuese por alguien de la jerarquía de Hader.

Al menos de momento, García debe quedarse en la organización de Nueva York.