12up Logo12up Logo

Los Saints no deben ser considerados candidatos tras la lesión de su quarterback estelar Drew Brees

LOS ANGELES, CALIFORNIA - SEPTEMBER 15:  Drew Brees #9 of the New Orleans Saints enters the field prior to a game against the Los Angeles Rams at Los Angeles Memorial Coliseum on September 15, 2019 in Los Angeles, California. (Photo by Sean M. Haffey/Getty Images)
Sean M. Haffey/Getty Images

La desgracia llegó a los New Orleans Saints en la Semana 2 de la temporada 2019 de la NFL. Además de perder por 27-9 ante Los Angeles Rams, sufrieron la lesión del quarterback titular, Drew Brees.

El experimentado pasador dejó el compromiso por una molestia en la mano y los exámenes posteriores confirmaron lo peor. Brees se rompió un ligamento del pulgar por lo que se someterá a cirugía y estará fuera cerca de 6 semanas, lo que lo inhabilitará para jugar hasta mediados de la temporada regular.

Su reemplazante será Teddy Bridgewater, quien tendrá una nueva oportunidad de demostrar su valía en la NFL. Pero el diagnóstico es inapelable. Los Saints ya no pueden ser considerados como candidatos al Super Bowl tras la baja de su quarterback estrella.

El calendario de los Saints por el tiempo que estará Brees fuera contempla cuatro partidos en casa (Seattle Seahawks, Dallas Cowboys, Tampa Bay Buccaneers y Arizona Cardinals), además de dos salidas (Jacksonville Jaguars y Chicago Bears).

De acuerdo a lo mostrado por los rivales, se ve complicado que los Saints puedan vencer a Dallas, Seattle o a Chicago en condición de visitante. Lo mismo con los Buccaneers, puesto que los duelos divisionales siempre son más complicados que un encuentro regular de temporada. Así, una proyección realista podría ser acabar con registro de 2-4 o quizás 3-3. Eso dejaría a los Saints, en el mejor de los casos, con marca de 4-4 para cuando Brees regrese.

Considerando lo parejo de la División Sur de la NFC, el equipo campeón bien podría ganar dicha zona con marca de 9-7 o 10-6. Eso le da cierto margen a Brees de cara a su regreso, pero le pone presión al equipo para que siga siendo competitivo en su ausencia.

En cualquier caso, la lesión de Brees es un golpe fuerte para los Saints. Uno del que quizás ya no se puedan recuperar.