Entre las grandes recompensas que recibieron los New Orleans Pelicans, al enviar a Anthony Davis a Los Angeles Lakers, está la cuarta selección general del Draft de la NBA de 2019. Esto es ser un gran activo a pesar de que el proceso de este año no está avalado con grandes prospectos como en ediciones anteriores.


Sin embargo, sigue siendo una elección bastante alta que podría traer un jugador con mucha valía a futuro para la franquicia ¿Es sabio para los Pelicans cambiarla por un jugador consolidado?


Los Pelicans serán un equipo muy joven para la siguiente campaña: Lonzo Ball, Brandon Ingram y Zion Williamson serán el núcleo de ahora en adelante y ninguno supera los 22 años de edad. Sumado a que Jrue Holiday tiene un contrato largo y de alto salario, convendría que New Orleans haga la inversión de un jugador que ya tengo algo de tiempo en la liga y con posibilidades de crecer.


Adquiriendo a un veterano de una edad no tan avanzada, los Pelicans se colocan en una posición muy segura para convertirse en un equipo de postemporada tarde o temprano. Algunos nombres que han surgido para este movimiento son Bradley Beal, Myles Turner, Aaron Gordon, Lauri Markkanenn, entre otros.


A su vez, podrían aprovechar el interés de otros equipos en prospectos en su roster y de esta forma adquirir talentos extras y una selección más baja para no perder la oportunidad de adquirir a uno de los miembros del draft de este año.


En conclusión, los Pelicans tienen una gran posición para el futuro con margen de negociación para ser un equipo más fuerte.