Craig Kimbrel, que en la campaña de 2018 salvó 42 encuentros con los Medias Rojas de Boston y consiguió el anillo de Serie Mundial, llegó a un pacto con los Cachorros de Chicago por tres campañas, con opción a una cuarta, a cambio de 43 millones de dólares.


No son los 100 millones que el taponero aspiraba, pero ese no es el único punto a considerar en este pacto.


Más allá de lo monetario resta saber si su adición a la tropa de Joe Maddon le hace contendiente para ganar la Serie Mundial. Y honestamente, no pareciera.


No está en duda que su llegada al bullpen de los Cachorros les dará la estabilidad que han echado de menos esta campaña, pero hablar de un título es bastante arriesgado.


Los oszenos deben pelear primero en la División Central contra los Cerveceros de Milwaukee y los Cardenales de San Luis.


Kimbrel llegará para remediar un bullpen que no ha estado del todo sólido, pero no hay duda alguna que el gran rival a batir en el Viejo Circuito son los Dodgers de Los Angeles, que aspiran alcanzar su tercera Serie Mundial en fila.


Hasta ahora Maddon venía utilizando al dominicano Pedro Strop y Steve Cishek como sus hombres para resolver el noveno inning. Entre ambos acumulan hasta ahora 11 rescates, pero con una efectividad de 3.87en 37.2 entradas de labor.


Si después de tantos meses inactivos Kimbrel, de 31 años de edad, llega en forma, resolverá un problema y hará diferencia en el equipo de la Ciudad de los Vientos. Basta saber cuanto tiempo le tomará eso y si realmente puede potenciar a los Cachorros para que le hagan sombra a los imparables Dodgers.