Kinsey Wolanski no ha dejado de sonreír. La rubia que saltó a la fama por irrumpir el sábado en la final de la Champions League ya conoce la cantidad de la multa que deberá pagar por sus actos en el Wanda metropolitano.


Y no podría importarle menos. La UEFA le hará pagar 15.000 euros de multa, pero su carrera en traje de baño por el césped le ha reportado ganancias que se estiman en 3,5 millones. Todos por concepto de publicidad en la página web de su novio, que hasta le pidió matrimonio tras su irrupción en el estadio de Madrid.


La modelo fue multada con 5.000 euros por la UEFA por el simple hecho de saltar, a lo que hay que añadir otros 10.000 euros por lucir publicidad de una página web de contenido para adultos - propiedad de su novio Vitaly Zdorovetskiy - en su traje de baño.


View this post on Instagram

Conquered Madrid, whats next? ??

A post shared by Kinsey Wolanski (@kinsey_sue) on

Si a Wolanski –que se pregunta en sus redes sociales qué hará ahora que conquistó Madrid-  se le ocurriera volver a intentar esta travesura, ya sabe que le costará unos 8.000 euros por reincidente.


Además, la rusa de 22 años de edad tuvo otra pequeña victoria esta semana al recuperar su cuenta de Instagram, que había sido hackeada.