EXCLUSIVA | David Villa: "Nunca tuve problemas con Messi en el Barcelona"

MADRID, SPAIN - SEPTEMBER 02:  David Villa of Spain salutes the crowd during the FIFA 2018 World Cup Qualifier between Spain and Italy at Estadio Santiago Bernabeu on September 2, 2017 in Madrid, Spain.  (Photo by Matthew Ashton - AMA/Getty Images)
David Villa habló en exclusiva con 12up en español | Matthew Ashton - AMA/Getty Images

David Villa, el mejor delantero en la historia de España, tomó la decisión de retirarse del fútbol como jugador con una sola cosa en mente: prosperar en sus negocios, y sobre todo en su proyecto más ambicioso: el Queensboro FC, equipo del que será copropietario, imagen y principal embajador en Estados Unidos.

Villa, de 37 años, dirá adiós al fútbol como jugador cuando su temporada en Japón con el Vissel Kobe termine, dejando en sus registros ser el máximo goleador en la historia de España (59), la Copa Mundial de 2010, la Eurocopa del 2008, 3 campeonatos en LaLiga y un título en la Liga de Campeones con el Barcelona FC.

Al final, marcó, hasta la fecha, 424 goles en 19 años de carrera con 9 equipos diferentes, dejando un legado casi inalcanzable para cualquier jugador español.

Camino al entrenamiento del 14 de noviembre con el Vissel Kobe, Villa alzó su teléfono y conversó con 12up en español acerca de su pasado, presente y futuro en el fútbol.

¿Cuál es tu rol en el Queensboro FC?

Mi rol es total. Soy parte del grupo que es dueño del club. Voy a manejar el tema deportivo, negocios, imagen, etc. Es un sueño que llevamos mucho tiempo queriendo hacer realidad y al fin lo hemos logrado. Estará en la liga USL (United Soccer League) y estamos muy ansiosos.

¿Será el Queensboro FC una especie de cantera para la MLS y en especial del New York City?

No. No tiene nada que ver con la MLS. Es un equipo profesional que desarrollará jugadores para nosotros. Estamos en una liga profesional diferente.

¿Por qué decidiste retirarte este año?

Voy a cumplir 38 años de edad y prefiero dejar al fútbol antes de que el fútbol me deje a mí. El cuerpo no avisa. No quiero verme mal en el campo y además continuar con mis negocios y proyectos. Fue una bonita carrera de la que me llevo momentos memorables.

¿Cómo fue reencontrarte con Andrés Iniesta en Japón tras esos años dorados en el Barcelona FC?

Uno de los motivos por los que decidí seguir mi carrera en Japón fue por Andrés. Me envió un mensaje y corrí a su lado. Estoy muy contento con esta experiencia lejos de casa y he vivido cosas especiales. Ojalá podamos seguir haciendo historia juntos.

¿A qué se debió tu salida del Barcelona FC?

La verdad es que empecé a perder protagonismo. Siempre estaba en el banquillo y después de pensarlo mucho le dije a la directiva del equipo que quería irme. Son cosas del fútbol. Viví cosas maravillosas, pero era el momento de partir.

Se dijo que otro de los motivos fue tu deteriorada relación con Lionel Messi, ¿es cierto que tuvieron problemas personales?

No pasó nada con Messi. En su momento se dijo mucho, pero la verdad es que si hubiera seguido siendo titular me hubiera quedado en el Barcelona. Jamás tuve ningún problema con mis compañeros.

¿Cuál fue el jugador con el que más disfrutaste en el campo?

Tengo muchos. Viví diferentes etapas. En el Valencia me la pasé muy bien con Silva y Mata. En el Barcelona tuve el placer de jugar al lado de Messi, Iniesta, Xavi, Puyol, entre muchos otros. Sin embargo, el mejor compañero que he tenido fue Fernando Torres. Hicimos historia en España y nos entendíamos muy bien. Él tenía cosas que yo no, y viceversa.

¿Cuál fue el rival que más te costó enfrentar?

A Puyol no lo quería ni ver. No me dejaba hacer buenos partidos. Mi estilo de juego se adecuaba a cómo él defendía. Me costó mucho, la verdad.

¿Cuál fue el mejor técnico que tuviste?

Todos me ayudaron a ser mejor futbolista, pero hubo uno que me marcó mucho: Luis Aragonés. Luis no sólo me ayudo a superarme en la cancha, sino como persona. Me daba muchos consejos y fue muy especial para mí.

¿Cuál fue el título que más disfrutaste?

Haber ganado el mundial con España no se compara a nada. Fue una alegría muy grande. Uno siempre sueña con ganar el mundial y ser los mejores del mundo no tiene igual.

¿Tu mejor gol?

El que marqué en la final de la Champions League con el Barcelona. Fue muy importante para titularnos y nunca olvidaré ese momento.

¿Cuál fue el equipo con el que más disfrutaste durante tu carrera?

Todos son parte de mi vida y de mi éxito, pero lo que sentía cuando jugaba con la selección española fue muy grande. Todos me ayudaron, pero si tengo que nombrar a algunos serían el Sporting de Gijón y la selección.

¿Te consideras el mejor delantero en la historia de España?

En este deporte no me creo el mejor. Tuve la suerte de estar rodeado de muchos grandes. Recibo halagos todos los días, pero lo más importante es haber hecho sentir orgullosa a mi familia y haber triunfado con mi país.

¿Qué está pasando en el Barcelona?, ¿por qué su estilo de juego ha ido desvaneciéndose?

En el fútbol es difícil ganar siempre. El Barcelona tuvo una época dorada y así es el fútbol. Ahora hay otros equipos mejores. Tienen grandísimos jugadores, pero el tiempo no perdona.

¿Quién es tu ídolo en el fútbol?

Disfrutaba mucho ver a Luis Enrique. Lo imitaba. Él empezó su carrera como delantero en el Sporting de Gijón y después se retrasó un poco. Cómo jugaba era algo tremendo. Jugaba con mucha pasión.

¿Messi o Cristiano Ronaldo?

Messi es mucho mejor que Cristiano. Tuve el chance de jugar con él y es algo que jamás veré en mi vida. Es el mejor jugador del mundo. Cristiano es una máquina, pero Messi está un nivel más arriba.

¿Messi ganará el Balón de Oro?

No lo sé. Messi es el mejor jugador del planeta, pero en ese premio se valoran otro tipo de cosas, como los títulos y otras cosas que dependen del desempeño del equipo.

¿Qué viene ahora?, ¿quieres ser entrenador algún día?

No se le puede decir que no a nada, pero en estos momentos quiero dedicarme a mis academias, el Queensboro FC y cosas personales que tengo pendiente. Todos los equipos en los que jugué me han dicho que tengo las puertas abiertas, pero por ahora no me veo. Ya veremos qué pasa.