Las cosas se siguen complicando para el receptor de los ​Kansas City Chiefs, Tyreek Hill. Luego de que la policía decidiera investigarlo por una supuesta agresión a su hijo de tres años, ahora el receptor llamó al 911 para avisar de que su prometida, Crystal Espinal, estaba desmayada mientras cuidaba a su hijo. 


El detalle de la situación del receptor es que Hill vio esto por unas cámaras, ya que tiene una orden de alejamiento en su contra. Esto ocurrió días antes de que ambos perdieran la custodia del niño.

"Nos llegó una llamada de alguien del hotel porque había una mujer desmayada mientras cuidaba a un niño de tres años, el cual ahora no tiene supervisión. Esta mujer está embarazada de siete meses", se mencionó en el audio de la llamada.


La prometida de ​Tyreek Hill está embarazada de siete meses y ahora el niño se está quedando con otra persona. Ni con Espinal, debido a su hospitalización, ni con Hill debido a la orden de alejamiento que existe en su contra.

En tanto, el receptor se encuentra suspendido de todas las actividades de los Chiefs mientras dure la investigación y existe una posibilidad real de que pueda ingresar a la lista de excepciones del Comisionado, lo que resultaría en una suspensión indefinida y en que deba apelar para volver a la​ NFL.


Sin duda que el futuro no se ve auspicioso para el que fuese uno de los mejores receptores de la liga en la temporada 2018.