Los ​Denver Nuggets vencieron 117-103 a los ​San Antonio Spurs este sábado para igualar la serie a dos triunfos por lado en el marco de la primera ronda de postemporada en la NBA.


En las postrimerías del encuentro, ​DeMar DeRozan no aguantó su frustración y tras un canto arbitral en su contra le lanzó el balón ​al juez Scott Foster, quien no titubeó para expulsarlo del partido de forma inmediata.

DeRozan terminó con 19 puntos, 5 rebotes e igual número de asistencias, números notables, pero que nada pudieron hacer al final. Su ataque de rabia le costó muy caro a los Spurs en su propia casa.