​​Freddy Galvis dejó a todos con el asombro en sus caras al agarrar un elevado de espaldas al plato y con la mano limpia. El lance del campocorto de los Azulejos de Toronto pasó este sábado en el juego contra los ​Atléticos de Oakland y puede ser la jugada de la temporada en la ​MLB.


Josh Phegley conectó el batazo que parecía fácil para el jardinero izquierdo y de suma dificultad para el torpedero venezolano. Pero Galvis dejó a un lado cualquier impedimento y con seguridad tomó la pelota con la mano derecha, la que no tiene guante.

El suramericano llegó este año a los canadienses para encargarse del shortstop y con atrapadas como esta le da la razón a la gerencia por contratarlo.