​En el Juego 4 de los Playoffs de la ​​NBA entre Philadelphia 76ers y Brooklyn Nets, ​Joel Embiid fue testigo de cómo ​Jared Dudley se dedicó a sacar de sus casillas a varias de las estrellas de Philly.


En cierto punto lo consiguió el veterano pívot de los Nets. Hizo expulsar a ​Jimmy Butler tras alentar una pelea en la que también estuvieron involucrados Joel Embiid y Ben Simmons, en la segunda mitad del duelo.


Tras el triunfo de los Sixers, el centro nacido en Camerún opinó sobre su rival con palabras muy venenosas. Dijo que Dudley era "un don nadie" y que él era un jugador sumamente valioso como para caer en provocaciones de sus rivales.

Y en la cancha, el africano demostró que está listo para llevar a su equipo hasta las instancias más importantes. Sus números en el juego (31 puntos, 16 rebotes, 7 asistencias y 6 bloqueos) son dignos de una estrella.


El último en alcanzar una actuación de ese tipo en un partido de postemporada fue Charles Barkley en 1990.

Joel Embiid es quien tiene la responsabilidad de marcar el rumbo de su equipo pues su aporte es importante en los dos lados de la cancha. Y además es el líder que sale a responder a los rivales cuando se pasan de la raya.