​​Paul Goldschmidt es en el estadio Miller Park, la casa de los ​Cerveceros de Milwaukee, un bateador muy peligroso. De hecho, el slugger posee el OPS más alto en cualquiera de los estadios de la ​MLB cuando juega en esa sede.


El OPS del inicialista de los pájaros rojos es de 1.347 y como lo reporta MLB Stats representa un récord para los toleteros de las Grandes Ligas.

​​No se sabe a ciencia cierta si esta fue una de las cosas que convenció a los Cardenales de negociar a "Goldy" con los Cascabeles de Arizona, en la temporada baja. Sin embargo debe haber sido de mucha influencia esta estadística a la hora de decidirse por él.


Hace poco, en el segundo de la temporada, Goldschmidt dio una muestra de cómo se calienta en el Miller Park. En aquella jornada conectó tres cuadrangulares en cinco turnos con cinco carreras empujadas.

​​Al saber que tienen un arma letal en Paul Goldschmidt contra los Cerveceros, cuando van a jugar contra ellos de visitantes, los Cardenales ganan en confianza en la pelea por el banderín de la División Central de la Liga Nacional de la que son parte ambas franquicias.