Marquise Brown,Toyous Avery Jr.

4 jugadores que los Patriots tienen en la mira para el Draft de la NFL 2019

El actual campeón de la NFL, los New England Patriots, estarán en buscar del talento joven durante el draft del 2019, y sobre todo se enfocarán en conseguir a alguien que pueda suplir el lugar que dejó vacante el ala cerrada Rob Gronkowski, así como en reforzar el cuerpo de receptores. 


Bill Belichick tiene a varios prospectos en la mira y a continuación te presentamos a los cuatro principales. 

4. Hakeem Butler

Hakeem Butler de la Universidad Estatal de Iowa es uno de los receptores que estarán en el draft, y una de sus principales cualidades es su físico, pues pesa 227 libras y mide 6'5", siendo más grande que cualquier esquinero. Además de su fuerza también tiene brazos largos que lo hacen eficiente a la hora de hacer recepciones. 


Podría ser una de las opciones para los Patriots, que buscarán darle mayor profundidad al cuerpo de receptores.

3. Noah Fant

Noah Fant es uno de los candidatos a ocupar el lugar que dejó Rob Gronkowski. El de la Universidad de Iowa registró 30 pases para 949 yardas y 11 touchdowns durante su segunda temporada con los Hawkeyes y es considerado como uno de los mejores prospectos disponible para este draft. 


Los Patriots tendrán la selección 32 de la primera ronda y es probable que Fant sea elegido antes, sin embargo, hasta ahora es una de las opciones que tienen en carpeta. 

2. Christian Wilkins

Christian Wilkins es un tackle defensivo de la Universidad de Clemson. Es un jugador versátil, pues es rápido y tiene un buen sentido de la ubicación, ya que se mantiene en su lugar o se desplaza con facilidad si se le requiere. 


Durante sus cuatro años en el fútbol colegial realizó 16 sacks y 192 tackles, 40.5 de ellas detrás de la línea de golpeo. 


Es un jugador ideal para presionar a los quarterbacks rivales.

1. Marquise Brown

Marquise Brown de la Universidad de Oklahoma es otro de los mejores prospectos como receptor y su mejor cualidad es la velocidad. 


Brown completó 1,318 yardas por recepción y 10 touchdowns durante la temporada pasada en el fútbol colegial, mejorando notablemente sus números en comparación a su segundo año. 


Es un jugador ágil y cuenta con buena visión en el campo para conocer los movimientos que hará el mariscal de campo y así esperar el ovoide.