Magic Johnson

5 razones por las cuales Magic Johnson fue un fracaso como dirigente en los Lakers

Magic Johnson ya no será más el Presidente de Operaciones de Los Angeles Lakers de cara al futuro de la franquicia. El otrora base estelar y leyenda de la NBA renunció a su cargo este martes 9 de abril.


A continuación, les presentamos cinco razones por las que la gestión de "Magic" fue un completo fracaso al frente de la franquicia angelina.

5. Su falta de conocimiento del cargo

Una de las grandes razones por las que Magic Johnson fracasó fue la falta de conocimiento que poseía del rol de Presidente de Operaciones. Podrá haber sido una leyenda, pero eso no es suficiente en un puesto de escritorio. Como ha pasado en innumerables ocasiones, ser buen jugador no te garantiza ser un buen directivo.

4. No poder llegar a la postemporada a pesar de añadir a LeBron James

Cuando los Lakers añadieron a LeBron James en la temporada baja, uno de los objetivos inmediatos de la franquicia era llegar a los playoffs, e incluso no se descartaba pelear por el campeonato. Sin embargo, James sólo pudo jugar 55 partidos y en general otros elementos sufrieron varias lesiones, por lo que los Lakers acabaron el año con registro de 37-45 y en el 10.° lugar de la Conferencia.

3. La mala construcción del roster para la temporada 2018-19

Durante la temporada baja, los Lakers no solo añadieron a LeBron sino que además sumaron veteranos como Rajon Rondo, JaVale McGee, Michael Beasley y Kentavious-Caldwell Pope. Sin embargo, Rondo sufrió con las lesiones, Caldwell-Pope no tuvo su mejor y Beasley no llegó siquiera a la fecha límite de traspasos con el equipo. Salvo McGee, los otros fichajes de los Lakers dejaron bastante que desear.

2. Dejar ir a D'Angelo Russell y Julius Randle

Uno de los grandes pecados de la gestión de Magic fue deshacerse de dos jugadores jóvenes como D'Angelo Russell y Julius Randle, quienes probaron su valor en otras franquicias. Mientras Russell fue clave en la clasificación de los Brooklyn Nets a la postemporada, Randle tuvo un muy buen año con los New Orleans Pelicans. Ambos podrían haber aportado lo suyo con los Lakers esta temporada.

1. No poder conseguir a Anthony Davis

Pero sin lugar a dudas, el gran fracaso de Johnson en su gestión fue el no poder conseguir a Anthony Davis en la fecha límite de cambios. El pívot de los Pelicans estaba disponible para canje y aunque Magic hizo lo que pudo, finalmente no acabó firmando al interior estelar, quien también se quedó fuera de los playoffs con New Orleans. Ese intento fallido de cambio terminó afectando toda la química del plantel de cara a la segunda mitad de la campaña.