​​Wayne Rooney hizo este sábado en el duelo ante ​Los Angeles FC del mexicano Carlos Vela una de las faltas más peligrosas y sucias de la temporada.


El inglés del ​DC United recibió la tarjeta roja con el marcador 0-3 y después de la revisión instantánea, la cual comprobó que literalmente le dio con los tacos a su rival en la pantorrilla, pudiéndole lesionar y sacar de contienda por todo el año.

La tarjeta roja es indiscutible y ​Rooney tendrá que asumir las consecuencias de una jugada sumamente peligrosa.


El ex jugador del Manchester United ha sido el mejor jugador de la MLS esta temporada, sin embargo, sus arrebatos de siempre están más que presentes.