​Cuando vas a un encuentro de béisbol siempre sueñas con poder quedarte con una pelota para el recuerdo. Es el gran anhelo de la mayoría de aficionados de este deporte.


Pero un aficionado de los Piratas de Pittsburgh vivió en carne propia la decepción de tener el gran tesoro en sus manos y dejarlo escapar de forma dolorosa.

Afortunadamente para el José "Cafecito" Martínez tuvo compasión y le terminó entregando la pelota que se la había escapado.


Toca anotarle un error al fanático por esta pifia defensiva pero al menos no se fue del estadio con las manos vacías y aparte tendrá una buena anécdota para contarle a sus amigos.​​