En Phoenix el clima era un tanto sombrío el jueves. Y los pronósticos que hizo el director ejecutivo de la Asociación de Jugadores de las Grandes Ligas, ​Tony Clark, eran igual de desagradable.


Clark avizora que puede haber una huelga de jugadores en la ​MLB, tan pronto como una temporada.

Sí, Manny Machado acaba de conseguir un contrato record con los ​Padres. Y Bryce Harper hará otro tanto. Patrick Corbin recibió $140 millones de lso Nacionales.

Pero la llamada “clase media” del béisbol se siente menospreciada y amenazada. Y puede que tengan razón.


Solo cinco agentes libres han recibido contratos de cuatro o más años este invierno, con solo 12 jugadores garantizados al menos tres años. Hay un número impresionante de peloteros que no ha recibido nada más que ofertas de un año o de ligas menores.

"Ves cosas que suceden en este negocio que no hemos visto antes", dijo Clark a USA TODAY Sports. "Cada uno de nuestros miembros se ve afectado como resultado de lo que estamos viendo”.


Es muy pronto para saber si este comportamiento del mercado, que tantas veces se ha denunciado, supondrá el inicio de una huelga. Pero el clima ciertamente está enrarecido.

La última huelga en la ​MLB sucedió en la campaña de 1994.