En ​Nueva York empiezan a preguntarse por el futuro de ​Aroldis Chapman.


Al cerrador de los Yankees le queda todavía tiempo con el equipo del Bronx, pero hay elementos para discutir si el cubano se quedará vistiendo este uniforme.


Después de que los Yankees lo cambiaran a los Cachorros en un paquete que trajo a Gleyber Torres, lo firmó como agente libre. Fue una contratación que batió récord de ganancias para un relevista.

Chapman, de 30 años, ha tenido dos muy buenas campañas con los Yankees y está a las puertas de regresar al mercado. ¿Cuáles son las probabilidades de que ejerza su opción voluntaria y se una a Dellin Betances, Aaron Hicks y ​Didi Gregorius entre los varios Yankees que pueden irse después de 2019?


Dependerá de varios factores. En primer lugar de su rendimiento. Aunque ha perdido algo de velocidad y su control tiende a empeorar, sigue siendo un lanzador sólido.

Luego está la lentitud del mercado. El comportamiento de los fichajes este receso (Manny Machado, Bryce Harper y ​Craig Kimbrel siguen sin contrato) puede darle razones para considerar quedarse en Nueva York.


¿Cómo es su contrato?

En diciembre de 2016 firmó un pacto de 5 años por $86 millones. Tiene la opción de terminar el contrato en 2019, una cláusula para vetar cualquier canje en los tres primeros años y un acuerdo limitado que señala que no puede ser canjeado a ninguno de los cinco equipos de California o Seattle sin su consentimiento


¿Qué números tuvo en 2018?

Salvó 32 partidos y ganó 3 en 55 choques. No perdió. Dejo efectividad de 2.45, WAR de 1.7 y WHIP de 1.052 con 93 abanicados