​La novela entre el mariscal de campo Nick Foles y los Philadelphia Eagles apenas está comenzando.


El QB declinó una oferta de 20 millones de dólares por parte del equipo, con todo y que eso significaba tener que pagar 2 millones adicionales de su bolsillo, todo con el fin de poder convertirse en agente libre.

Pero la historia no termina ahí ya que ahora la organización puede colocarle la etiqueta de jugador franquicia, para de esa forma poder buscar un cambio por él. Los reportes indican que los Eagles pedirán un pick de tercera ronda en cualquier negociación.


Colocarle la etiqueta de jugador franquicia le costaría $25 millones al equipo, por lo que está por verse si deciden tomar ese camino, o si por el contrario lo dejan que se convierta en agente libre.