​Bobby Abreu tendrá su primera oportunidad de ser elegible al salón de la fama. Aunque sus números no son tan impresionantes como los de Miguel Cabrera, Albert Pujols o David Ortiz, por citar solo algunos ejemplos, el venezolano dejó estadísticas interesantes en su paso de 18 temporadas por las ​Grandes Ligas.


Su línea ofensiva vitalicia es de .291/.395/.475 (128 OPS+), casi 2.500 hits (2.470, para ser exactos), 400 bases robadas y 60 de WAR.


Además, Abreu remolcó 1.363 carreras. Reconocido por su paciencia en el plato, recibió 1.476 bases por bolas.

El venezolano que se retiró en 2014 a los 40 años de edad y con el uniforme de los Mets de Nueva York, es uno de apenas seis jugadores de la historia con 250 jonrones, 2 mil hits, mil anotadas, mil empujadas, mil bases por bolas y 300 robos.


Los otros en esa selecta lista son Barry Bonds, Craig Biggio, Joe Morgan, Rickey Henderson y Willie Mays.


Abreu también jugó para los Astros de Houston, Filis de Filadelfia, ​Yankees de Nueva York, Angelinos de Los Angeles y Dodgers de Los Angeles.

Defensor del jardín derecho que se destacó por su potente brazo y gran defensiva, ​Abreu ganó el Guante de oro en 2005. También ganó un Bate de Plata (2004) y participó en dos Juegos de Estrellas (2004-2005).