Este fin de semana comienzan a soñar los 12 equipos de la ​NFL que lograron avanzar a la fase de playoffs. Cuatro ya tienen su lugar en la siguiente ronda, pero deberán esperar a cuatro que saldrán de la fase de comodines. 


Estos ocho equipos que buscarán avanzar ya no tendrán otra oportunidad por lo que deberán utilizar sus mejores estrategias en cada una de sus líneas. 

Los ​Houston Texans enfrentarán a los​ Indianapolis Colts este sábado. Los primeros llegaron a esta instancia por un récord de 11-5, mientras que los segundos consiguieron 10 victorias y seis derrotas. ​


La defensa de los Texans fue la cuarta mejor de la temporada, pero en el enfrentamiento se la Semana 4 contra los Colts cayeron 37-34. Los de Indianapolis tienen una poderosa ofensiva que les permitió ganar nueve de sus últimos 10 juegos para avanzar a la postemporada. 


Los Texans han podido seguir en tres ocasiones de cuatro participaciones en ronda de comodines, por lo que se espera que sean ellos quienes dejen en el camino a Andrew Luck y compañía. 

El siguiente partido del sábado correspondiente a los comodines es entre los ​Dallas Cowboys y los ​Seattle Seahawks. 


La escuadra de Dallas llegó a esta instancia tras haber demostrado fortaleza en su defensa a principios de la temporada y haber mejorado su ofensiva tras la llega de Amari Cooper. 


Seattle, en tanto, cuenta para su fortuna con el entrenador en jefe Pete Carroll, quien tiene experiencia en la fase de comodines y nunca ha perdido en esta instancia. 


La proyección es favorable a que los Seahawks sean quienes ganen este duelo. 

Para el domingo, los ​Baltimore Ravens (10-6) recibirán a ​Los Angeles Chargers (12-4) , en un partido que en el papel luce demasiado parejo por el juego terrestre de ambos equipos. 


Los Ravens se aprovecharán de las condiciones climáticas pues los Chargers estarán fuera de la costa, y tratarán de hacer efectiva la misma estrategia que utilizaron hace un par de semanas cuando los derrotaron por marcador 22-10. 


De igual forma, los Chargers tuvieron una mejor temporada y consiguieron victorias importantes como visitantes ante Steelers, Chiefs, Broncos y Seahawks, por lo que podrían minimizar el hecho de no jugar en casa. 


La balanza se inclina ligeramente hacia los Chargers como el equipo que avanzará. 


El último partido se jugará también en domingo, entre los ​Philadelphia Eagles (9-7) y los ​Chicago Bears (12-4). Desde el 2010 los de la Ciudad de los Vientos no llegaban a la postemporada. Ahora lo hicieron con la mejor defensiva de la liga, y tienen el plus de poder jugar en casa este partido. 


Los Eagles llegan a esta instancia casi como un milagro, consiguiendo su boleto al ganar cinco de los últimos seis partidos y revertir la escandalosa desfavorable situación. En la ofensiva no cuentan con su mariscal de campo Carson Wentz, pero de nueva cuenta, como en la temporada pasada, está Nick Foles al mando como uno de los hombres experimentados. 


En contra de Chicago podría jugar la inexperiencia de su QB Mitch Trubisky, pero por los números y más que nada por su fortaleza defensiva, la proyección es que sean los Bears quienes logren el boleto a la siguiente fase.