​El quarterback de los Tampa Bay Buccaneers, Jameis Winston, llegó a un acuerdo con la conductora de uber que lo demandó por agresión sexual en una tribunal de Arizona.


El abogado de la conductora, John Clune, informó que su representada acordó con Winston para dar por terminado el reclamo. No trascendió públicamente cuáles fueron los términos convenidos entre las partes.


Esto representa el fin de una situación pública complicada para el jugador de los Bucs, quien por otro lado no ha tenido un buen desempeño deportivo en esta temporada de la ​NFL.

​​Esta resolución se da luego de dos años y medio de comenzado el proceso. La conductora, identificada como Kate P., acusó a ​Jameis Winston de propasarse con ella mientras iba en camino a un restaurante de comida estilo mexicano en la localidad de Winston, Arizona.


Según la señorita, el mariscal de campo de la escuadra de Florida le tocó la entrepierna mientras hacía el servicio de traslado.

Winston jugó el fin de semana pasado contra los San Francisco 49ers. En este artido lanzó para 312 yardas con dos touchdowns y un rating de pase de 117.4.