​En el marco del encuentro de esta semana entre Warriors y Clippers, se presentó una acalorada discusión entre Draymond Green y Kevin Durant, que tiene en estos momentos con un clima complicado a la organización campeona en la NBA.


Green fue suspendido para el encuentro del martes ante Atlanta y esto por supuesto generó muchos rumores alrededor de la NBA. Se reportó que el polémico jugador le dijo a Durant durante la discusión que se fuera del equipo ahora que se convierta en agente libre.


Estas son palabras muy fuertes que pueden romper cualquier vestuario y lo más grave de todo es que ya un jugador que no quiso revelar su identidad dijo que debido a esto está convencido que Durant decidirá irse al finalizar la temporada.


Ahora es momento para que Green admita que se le fue la mano y de un paso al frente para calmar este problema. Se sabe que es un jugador temperamental y que no tiene problemas para expresar sus sentimientos en la cancha y fuera de ella, pero aquí queda claro que cruzo la línea.


Sería un gran gesto de madurez el poder acepar su error y así ayudar a que todo vuelva a la normalidad en el equipo. De lo contrario la gerencia podría tomar medidas drásticas que incluso podrían llevar a su salida de la franquicia.