El polito holandés, Max Verstappen, que conduce un monoplaza de la escudería Red Bull aprovechó su estancia en México para aprender un poco de​ boxeo con el ex campeón mundial ​Jorge “Travieso” Arce.


Este fin de semana se correrá el Gran Premio de México y el joven piloto quiso cambiar un poco de deporte.

Verstappen se subió al​ ring con el siete veces campeón del mundo y demostró que tiene bastante fuerza en los brazos.


El “Travieso” Arce reconoció que el piloto “pega fuerte”, luego de recibir un par de golpes bien colocados.

El holandés fue el ganador del GP de México en el 2017 y este año está dando indicios de que puede repetir esta hazaña, pues arriba de su Red Bull ha registrado los mejores tiempos en las prácticas.