​La noche del sábado en el duelo entre Lakers y Rockets se desató una pelea en el último cuarto, que involucró principalmente a Chris Paul, Rajon Rondo y Brandon Ingram.


La NBA anunció este domingo las respectivas sanciones por este lamentable hecho y el más castigado fue Brandon Ingram, quien deberá pagar cuatro encuentros de suspensión, por lo cual se perderá todos los compromisos de la próxima semana de los Lakers.


Por su parte Rajon Rondo recibió tres juegos de castigo y el base de los Rockets Chris Paul no podrá estar en dos encuentros.


Los Lakers ahora tendrán que buscar su primera victoria de la temporada ante San Antonio el lunes sin la presencia de dos jugadores claves para el entrenador Luke Walton.