​A los dueños de los ​Gigantes de San Francisco se les acabó la paciencia con ​Bobby Evans y fue despedido de su cargo de gerente general de la franquicia de la Liga Nacional.


Evans, quien fue contratado antes del comienzo de la temporada 2015, no sobrevivió a una segunda campaña seguida con récord negativo para uno de los equipos con mayor presupuesto en las mayores.


Los Gigantes tienen contrato con Evans hasta la temporada 2019 por lo que se espera que pase un año más en la organización pero se desconoce en cuál función, reportó el diario San Francisco Chronicle.

El despedido gerente general no conserva su cargo pero sí lo hacen el vicepresidente del equipo, Brian Sabean, y el manager ​Bruce Bochy. Los dos tienen acuerdo garantizados hasta el año que viene.


El equipo buscará a su nuevo gerente general entre los candidatos disponibles fuera de la organización, explicó el reportero Henry Schulman según le revelaron sus fuentes.

Cuando se está jugando la semana final de esta temporada, los Gigantes de San Francisco tienen record de 72 victorias por 84 derrotas sin incluir los juegos del lunes. El equipo apostó este año por clasificar a la postemporada, pero las lesiones de peloteros clave y el bajo rendimiento de otros los sacó rápido de carrera.