​Si hay algo que no le falta a ​Zlatan Ibrahimovic es confianza en sí mismo.


​El delantero sueco de ​Los Angeles Galaxy registra pasos por algunos de los mejores equipos del mundo, como el Barcelona, el AC Milan, la Juventus, el Inter de Milán y el Manchester United, entre otros, y ha hecho una carrera como uno de los delanteros más destacados del mundo.


Hace poco a Zlatan se le preguntó cuál era el status que él creía tener dentro del seleccionado de Suecia y su respuesta fue directa, pero no sorprendió a nadie.

​​"Soy el mejor jugador en la historia de Suecia. ¿Que soy arrogante? No me importa... ¡soy el mejor!", declaró el delantero del ​Galaxy. Seamos honestos, ¿a alguien le sorprende que Zlatan de una respuesta de ese tipo?


Los números lo respaldan. Zlatan es el máximo goleador en la historia del combinado sueco con 62 goles en 116 partidos, superando a Sven Rydell (49 goles en sólo 43 partidos) y Gunnar Nordahl (43 goles en 33 partidos). Y eso es sin mencionar a otros jugadores como Martin Dahlin y Henrik Larsson, entre otros.


Además, ningún jugador en la historia del país nórdico tiene los títulos o el pedigree de Zlatan. Será arrogante, pero no cabe duda que tiene razón cuando se autodenomina como el mejor futbolista sueco de todos los tiempos.