​Usualmente, tener al mejor jugador de la ​NBA en una ciudad generaría celebraciones y sería un motivo de alegría. Sin embargo, al parecer no todos están felices por la llegada de ​LeBron James a ​Los Angeles Lakers.


Así quedó demostrado cuando se reveló que un mural, que había sido pintado en honor a la llegada del alero estelar, había sido atacado. Pero ahora se tiene registro visual de dicho acto de vandalismo, ya que las cámaras de seguridad del restaurant Baby Blues BBQ captaron dicho momento.

​​Sin duda, una vergüenza para toda la ciudad y sobre todo para los involucrados.


Lo más triste es que esta no es la primera vez que pasaba, por lo que el autor del mural tomó una determinación: pintarlo por encima y utilizarlo en otra cosa, ya que cada vez que lo terminaba, sufría vandalismo en su contra.

Lo peor de todo esto es que LeBron seguramente le devolverá la grandeza a unos Lakers que suman cinco años consecutivos sin llegar a los playoffs. Y en ese momento, todos los que se molestaron por su llegada seguramente estarán celebrando.