No cabe duda de que ​​David Beckham estaba muy triste este miércoles por la tarde luego de que se consumara la eliminación de Inglaterra del Mundial de Rusia 2018. El conjunto dirigido por Gareth Southgate no aprovechó la ventaja inicial y acabó perdiendo por 2-1 ante Rusia en las semifinales del certamen.


El exastro del Manchester United, Real Madrid y ​Los Angeles Galaxy, entre otros, vivió la eliminación a puro lujo en la ciudad de Miami. De hecho, vio el partido en The Warf Miami, un restaurante donde se reunió toda la comunidad inglesa en la ciudad para ver el partido. Allí, se lamentó por lo sucedido y por la derrota de su escuadra en el tiempo extra.

Sin embargo, Beckham no tiene mucho tiempo para lamentarse ya que su mente también está en la ​MLS y en el proyecto de la franquicia de Miami. 


Sin ir más lejos, este jueves estará junto a sus socios, Jorge y José Más, presentando ante los comisionados del condado de Miami-Dade el proyecto del Miami Freedom Park, dejando en claro que todo el capital que se usará será del sector privado y no se usará un solo dolar del gobierno.

Así, la presencia de la franquicia significará un ingreso para la ciudad y no una pérdida, como sí lo es el campo de golf de Melreese.


Habrá que ver si es que la ciudad aprueba el proyecto, pero una cosa está clara. La eliminación de Inglaterra no le dolió tanto a Beckham ya que en este momento tiene otras prioridades en su cabeza.