5 cosas que no sabías de Félix Hernández

Felix Hernandez
El venezolano Félix Hernández busca un lugar en la rotación de Atlanta | Joe Robbins/Getty Images

El lanzador venezolano Félix Hernández ha reinado por mucho tiempo en la MLB. Tras su emotiva despedida de Seattle, busca con los Bravos de Atlanta números que le permitan soñar con el Salón de la Fama.

Aquí te presentamos cinco cosas que seguramente no sabías de él.

1. Sus gustos en la moda

Felix Hernandez
No le teme a usar prendas llamativas | Mark Cunningham/Getty Images

Tiene tres sastres para complacer sus gustos en la moda y dos armarios llenos de trajes que cuestan miles de dólares, zapatos de todos los colores y muchos jeans ajustados de diseñadores.

2. Lo que compró con su primer cheque

Felix Hernandez
A Hernández le gustan las joyas | Otto Greule Jr/Getty Images

Hernández tenía 19 años cuando llegó a Grandes Ligas y entre las primeras cosas que hizo con su dinero fue comprarse un reloj de estilo: un Hublot. Ahora el venezolano tiene una colección de unos 30 relojes.

3. Los difíciles primeros días en Estados Unidos

Felix Hernandez
Le costó aprender el idioma | Lindsey Wasson/Getty Images

El desconocimiento del idioma y estar lejos de su familia fueron momentos duros para el lanzador, que apenas era un adolescente: “Lo más difícil era ordenar comida. Extrañaba mucho a mi familia. Llamaba a mi mamá todos los días”.

4. El idioma que hablan sus hijos

Los hijos del lanzador se manejan en los dos idiomas
Los hijos del lanzador se manejan en los dos idiomas | Instagram Félix Hernández

Nacidos y criados en Estados Unidos, los hijos de Félix Hernández hablan con soltura en inglés y en español, dependiendo de con quién estén. Mientras están con la esposa del lanzador hablan en español y si están con él, se comunican la mayor parte del tiempo en inglés.

5. Su hermano lo enseñó a lanzar

Felix Hernandez
De niño era lanzador y campocorto | Masterpress/Getty Images

El hermano mayor de Hernández es coach de pitcheo y fue quien lo enseñó a lanzar. “Jugó por dos años en ligas menores pero no llegó a Grandes Ligas. Nos la pasábamos jugando todos los días y reventamos todos los vidrios de mi mamá”, recordó en una entrevista.