​Si al principio de temporada alguien pronosticaba que los Phoenix Suns tendrían mejor récord que los Memphis Grizzlies, podría decirse que estaba loco. Pero ahora esa persona puede estarlo celebrando porque Phoenix derrotó de forma espectacular y dramática a Memphis en la jornada de anoche y lo hicieron con una clavada sensacional del experimentado Tyson Chandler. 

Con el partido 97-97, los Suns tenían el balón para un saque de costado con 0.6 décimas de segundo por jugar. Era pasar el balón directo al aro y clavarlo. Eso mismo sucedió pues Dragan Bender dio el pase y Chandler, por encima de su marcador, puso sus brazos para hundir la pelota y decretar el lauro de los Suns 99-97. 


Ahora Phoenix tiene un registro de 13-23 y aventaja a los Grizzlies en dos juegos tras la victoria sobre ellos. Memphis, en una temporada pobre tiene marca de 10-24 y ve peligrar su racha de siete zafras seguidas en postemporada.