Uno de los equipos más entretenidos en la era de los años 2000 de la NBA, dirigidos por Mike D'Antoni y comandados por un doble MVP como Steve Nash y uno de los mejores internos de toda la liga en Amar'e Stoudemire. Desplegando un juego rápido, explosivo y muy entretenido a la vista, hicieron de las suyas en la Conferencia Oeste para dominar a cada​ equipo que enfrentase.


Entre otros nombres con los que contaba la franquicia, estaba un joven Shawn Marion que jugaba en su mejor rendimiento (17.5 puntos, 9.8 rebotes, 2 robos y 1.5 tapones), el escolta Raja Bell, quien era el francotirador por excelencia (2.6 triples por partido en 41.3% de efectividad), jugadores extranjeros como Boris Diaw y Leandro Barboza creando un nombre para ellos con sólidas actuaciones.


En tal temporada, los Suns terminaron con un récord de 61 victorias y 21 derrotas, segundos en la Conferencia Oeste después de los Dallas Mavericks (67-15). Nash terminó con una línea de 18.6 puntos, 3.5 rebotes, 11.6 asistencias y 2.1 triples por partido. Stoudemire fue el máximo anotador del equipo con 20.4 puntos, 9.6 rebotes, 1 robo y 1.3 tapones.


Durante la postemporada, los Suns superaron con facilidad a los Lakers de Kobe Bryant en 5 juegos, y la serie de la temporada se jugó en las Semifinales de Conferencia, donde los San Antonio Spurs y los Suns eran los favoritos para ganar las Finales, luego de la eliminación de los Dallas Mavericks.

​​Como caracterizó a este equipo de los Suns, su actuación en postemporada siempre se vio superado por un conjunto más capaz y mucho más destacado, siendo eliminados por los Spurs en 6 juegos, quienes luego ganarían el campeonato de la NBA, barriendo a los Cleveland Cavaliers de un joven LeBron James.


Sin embargo, el legado de los Suns de Nash, D'Antoni y Amar'e será recordado por el gran despliegue de juego que lograban, creando una táctica aún vigente en la NBA, donde una ofensiva muy desarrollada y variada podía dominar a cualquier equipo, por más que su defensa no fuese de gran nivel en la mayoría de las ocasiones. Este tipo de juego siempre fue posible gracias a un jugador ofensivamente dado y nato para el trabajo, como lo fue Steve Nash para los Suns, y como lo es James Harden para los Houston Rockets actualmente, por poner un ejemplo.


¿Crees que este equipo de los Suns pueda competir en la NBA de hoy en día?

​​