​En el Wrigley Field, la casa de los Chicago Cubs, se viven de manera muy intensa los partidos de béisbol.


La afición de los Cubs es una de las más pasionales de todas las Grandes Ligas, de eso no queda ninguna duda. Hay que ser muy intensos para esperar más de 100 años para ver a tu equipo ganar de nuevo la Serie Mundial y no perder ni un gramo de ánimo para ir a verlo en su casa y vitorearlo.


Por eso es que son comprensibles algunas reacciones que pueden ser descabellas.  Por ejemplo, en el partido del pasado martes entre Cubs y Mets, que ganaron los de casa con pizarra de 8-3, un joven aficionado tuvo una reacción legendaria luego de atrapar una pelota de jonrón que había sido bateada por Ian Happ.

Vieron la reacción del chico. Fue algo realmente extraordinario como se emocionó luego de saber que tenía la pelota entre sus manos.


Enhorabuena por él.